Ir al contenido principal

Como tener un buen año 2019.




Estamos en ese punto de inflexión entre un año que se va y otro que viene y no hablamos de otra cosa: propósitos, oportunidades, nuevos hábitos, objetivos para el año que viene, deseos. Es tan agradable tener esa sensación de que podemos empezar desde cero, qué podemos hacer las cosas bien desde el principio…

Hay que ponerle un poquito de “magia” y de inspiración a este paso de definir tus metas para el próximo año. No podemos quedarnos en un ejercicio mecánico porque seguro que te ha pasado, más de una vez, que acaba el año y tus objetivos principales no se han cumplido.

¿Cómo se hace para unir inspiración y sentido práctico? ¿Cómo podemos planificar el año de manera honesta y amable con nosotros mismos (en vez de desde la exigencia)? , quizá lo mejor manera sea que apliquéis LA TEORÍA DE LAS 13 LLAVES, mi intención no es venderte un libro, ni mucho menos, más bien ayudar a todo aquel que quiera, lo digo para que no haya personas que luego piensen otra cosa, precisamente por eso el precio es tan barato.

No obstante te lo cuento a continuación a través de estos 4 pasos cómo tener un buen año 2019, si ha decidido no comprar el libro, ya que mi única intención es la de ayudarte.

Paso 1. Antes de nada, haz una lista de logros


Este paso es imprescindible, créeme. Antes de ponerte como un loco a soñar o estructurar qué vas a hacer en los próximos 12 meses, date tiempo para hacer un balance del año que se va.
Solamente cuando tenemos bien claro el punto de partida, de nuestro presente, podemos plantear de forma realista los cambios futuros. Y este punto de partida es tu situación actual y la evolución de los últimos meses.  ¿De qué recursos dispones? ¿Qué has conseguido? ¿Cómo de rápido o de lento estás avanzando?

Un ejercicio que yo recomiendo, es hacer una lista de logros o tareas cumplidas, de esta manera mejorará nuestra autoestima y tomaremos consciencia de nuestra realidad.

No empieces el año con exigencias hacia ti mismo (“este año SÍ QUE TENGO QUE…”) no es la mejor opción. Esto es lo que a veces sentimos cuando paramos a plantearnos nuevos objetivos: culpa por no haber avanzado los años anteriores y ansiedad terrible porque este año sí tenemos que conseguirlo. Debes ser más positivo y creer en ti mismo. 

Paso 2: Definir tus palabras clave o guía para este año


Una vez que has hecho tu lista de méritos y tienes una idea más realista de en qué punto estas, llega el momento de determinar cuáles son los aspectos en que principalmente te vas a enfocar en los próximos meses.

El tiempo y la energía son limitados, algo que ninguno de nosotros acabamos de entender muy bien (de ahí que nos pongamos listas de objetivos que son inasumibles o pensar que podemos tener diez prioridades a la vez).

Es importante que tengas en cuenta desde hoy que a lo largo del año van a surgir situaciones en las que vas a tener que elegir y vas a tener que sacrificar algo, porque no tendrás tiempo y energía para hacerlo todo. Por ello, es bueno saber desde el principio a qué NO vas a renunciar bajo ningún concepto.

Decide en qué aspecto te vas a enfocar, empieza organizando tu tiempo en torno a él y después pon todo lo demás. A mí me resulta fácil descubrir cuáles son mis prioridades planteando la siguiente pregunta:

¿Cómo pondría llamar a mi nuevo año?
Por ejemplo, podrías utilizar algo como esto:
  • El año de la salud
  • El año de mi despegue.
  • Un año de mi consagración.
  • El año en el que voy a demostrar mi valía, el año de la valía.
  • El año de la limpieza.
  • Un año del cambio.

Lo que es importante en este proceso de elección de un título a tu año es que hagamos hueco a nuestra parte soñadora y creativa. Tal vez tu prioridad REAL no es la que te imponen desde fuera, sino que es otra cosa que no te atreves a decir en voz alta.

Contacta con esas cosas esenciales en tu vida a las que quizás no les estás dando el peso que merecen (porque te pierdes en objetivos accesorios). Y una vez que sepas cuáles son tus palabras clave, conviértelas en tu prioridad para el próximo año.

A lo largo de los meses van a darse situaciones en que tendremos que elegir entre destinar el tiempo y la energía a una cosa o destinarlo a otra. Pero, nos acordaremos del título que le hemos puesto a nuestro año  y eso nos ayudará a elegir sin ansiedad y seguir enfocados en nuestro objetivo.

Paso 3: Hacer una planificación por trimestres


Es muy importante dividir un proyecto grande en pasos más pequeños para que sea realizable y no nos dé miedo pasar a la acción.

Los primeros días de enero son perfectos para ello. Tienes ante ti doce meses en blanco, los doce en la misma hoja. Sería de gran utilidad que estimaras, a grosso modo, la fecha de finalización de ciertos proyectos o las tareas que tienes que realizar en meses concretos (y ver si se solapan, y por tanto te has marcado demasiados objetivos o si la planificación es razonable).

A mí particularmente me gusta usar una libreta del REAL MADRID, busca alguna que te guste y sientas apego, después divide tu objetivo en cuatro partes y ponle fecha teniendo en cuenta los trimestres del año, y deja hojas vacías entre uno y otro, para llegado el momento poder  planificar más fino, los imprevistos pueden hacen cambiar el rumbo varias veces.

Tener una visión panorámica de lo que vas a hacer el año que viene, y mejor aún en tu libreta, en el despacho de tu casa, en la mesilla de noche, te ayudará a organizarte y a tener claro a dónde te diriges. 

Paso 4: Olvida los tiempos y momentos de otros


Finalmente, un error muy frecuente a la hora de plantearnos objetivos auténticos, es estar más pendientes de las vidas de otros que de nuestras propias circunstancias.

Decidir nuestros sueños y prioridades desde la comparación, la envidia, el dolor porque vamos “detrás” de todos mis compañeros de universidad, del trabajo, el deseo de complacer a mamá o lo que “se supone” que debería estar haciendo a mi edad, es caer en una trampa sin salida.

Por favor… olvida los tiempos y momentos de otros. La vida no es una carrera en la que “gana” el que llega antes (Yo siempre lo comparo con subir una montaña, si hace algo grande el alpinismo es; que no hay competición, porque la vida entra en juego. Lo importante es llegar a la cima y según vas subiendo, estás más cansado, pero la vista es mejor, has adquirido experiencia y encima estás más cerca de la cima, también es bueno subir por tramos, primero hasta aquella piedra, ahora hasta aquella otra y cuando te das cuenta ya has llegado y todo el mundo puede hacerlo, cada cual se lo plantea según sus condiciones, pero es seguro que llegará a la cima).

En realidad, no hay nada que ganar ni nadie a quien rendir cuenta aparte de nosotros mismos. No hay ningún “premio especial” para el que consiga las cosas con rapidez (bueno sí, hay un premio final común a todos nosotros: la muerte).

Cargamos con un montón de creencia preconcebidas y solo hacen que limitarnos. Y nada ensombrece más nuestros propósitos auténticos que nuestras creencias. Por ejemplo, parece que lo idóneo es empezar la carrera a los 18, pero yo empecé a estudiar con 30, no pude, tenía que trabajar y ahora con 46 sigo estudiando y nunca he tenido tanta motivación por aprender, estudio con más madurez, la mente más clara y más serenidad. Quizá si hubiera estudiado a los 18 una carrera, ahora estaría encasillado en una cosa, encadenado a un trabajo y no hubiera hecho todo lo que he hecho.

¿Y qué es mejor? ¿Qué es peor? ¡Qué sabemos!
Es muy, pero que muy importante a la hora de definir tus prioridades y planificar tu año olvidarte de lo que hacen los demás o de lo que “se supone que deberías hacer a tu edad”.

Porque si acomodas tus objetivos a lo que se espera de ti, y no a lo que quieres realmente, por más que luches y te esfuerces no vas a conseguirlos, o puede que lo consigas pero te quedes insatisfecho.

La verdadera motivación nace de la convicción de que esto que te has propuesto y que has planificado con tanto mimo es lo que realmente deseas y necesitas, aunque vaya en contra de los “ritmos vitales convencionales”.

En resumen:
  1. Comienza haciendo una lista de logros de los últimos 12 meses, ¡imprescindible!
  2. Decide un título para tu año y asigna ciertas palabras clave que revelen qué te importa por encima de todo y apuntalo en la primera página de tu libreta.
  3. Divide tu objetivo en cuatro objetivos más pequeños y apuntalos en tu libreta, uno para cada trimestre del año y deja hojas vacías entre uno y otro, para seguir apuntando e incluso evaluarte.
  4. Recuerda que nunca es demasiado tarde ni demasiado pronto para hacer lo que quieres, no hay pasos universales que seguir ni un modo correcto de hacer las cosas.

Espero que aproveches estos consejos que te doy para que tengas un año 2019 lleno de éxitos.

Y si quieres que te ayude de una manera más directa, recuerda que estoy para ayudarte y juntos podemos poner en práctica LA TEORÍA DE LAS 13 LLAVES.

¡Un nuevo año nos espera, ahora es el momento de caminar hacia el futuro que soñamos! 

Para comprar el libro, pincha aquí.


Ponte en contacto conmigo Por WhatsApp en + 34 609 660 817, para ampliar la información, te  indicaré en qué consiste esta teoría o bien juntos aplicaremos la Teoría de las 13 llaves para que consigas lo que desees en la vida.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿En qué se gasta el dinero la gente pobre?



Yo siempre he ido en vaqueros, pero cuando me sentaba en un restaurante el maître sabía que yo era el jefe y siempre se han dirigido a mí como Don Juanjo. Recuerdo un día que fui a comer con un amigo que me arreglaba los coches, este amigo siempre va de punta en blanco, vestido con ropa de Armani y los mejores relojes y zapatos, al cabo de los días el chef me comentó; “Ese que venía el otro día contigo es el mecánico del que me has hablado en alguna ocasión”, la actitud, la manera de moverte es lo que hablan de ti, no los adornos como un árbol de navidad.
Aquí os dejo algunas diferencias en cuanto a los ricos y pobres, “ojo respecto al dinero”, porque ser rico es otra cosa, es tener muchos amigos, trabajar en lo que te gusta y sobre todo, sobre todo, tener mucho tiempo, el tiempo nos hace ricos. La mona aunque se vista de seda mona se queda y un tipo con un mono de trabajo, un maître o un chef sabe perfectamente que es el jefe, aunque vaya a…
Coaching de Orientación


CR7 - Los Secretos de La Máquina

¿Cómo llegar a la cima?Todas las personas somos diferentes, así que alcanzar la cima para mi podría ser llegar a pesar 70 kilos, como para otros podría ser llegar a ser presidente del país, director de una empresa, ganar mucho dinero o cualquier otra meta,  (lo que sea, hasta donde tu imaginación lo permita) que quisieras alcanzar.
Como Cristiano Ronaldo que se propuso ser el mejor jugador del mundo y lo ha conseguido ya en cinco ocasiones. Él no tenía el talento de otros jugadores, ni el físico que tiene ahora, pero sí un objetivo claro y bien enfocado. Un proceso dividiendo su objetivo en 5 fases;1. Físico, 2. Mental, 3. Profesional, 4. Técnico, 5. Estético, ha hecho de Cristiano el mejor jugador del mundo (premio de la FIFA).
Son muchos los estudios que se han hecho sobre él y libros dando explicaciones de este método que el práctica, pero el mejor libro quizá sea; “CR7 - Los Secretos de La Máquina”. Contiene docenas de episodios que hasta la fecha …

Juan josé Valero Durán