Ir al contenido principal

Cómo elegir un buen Coach.




No voy a caer en la tentación de empezar a contar las excelencias del "Coaching" como metodología, que tan beneficiosa puede ser para cualquier persona o a nivel empresarial.

Aunque su origen puede encontrarse en algunos filósofos clásicos, está de rabiosa actualidad, incluso me atrevería a decir de moda, para mejorar la vida de las personas, asumir retos, superar crisis, mejorar la autoestima e incluso conseguir objetivos, también está entrando con fuerza en nuestro mundo empresarial, con excelentísimos resultados.

En nuestro país, como lamentablemente ocurre con alguna frecuencia, este auge, que en Europa ya existía a principios de los años noventa, ha llegado con un pequeño retraso pero con gran intensidad lo que ha dado lugar a que corran auténticos "ríos de tinta" para hablar de él, con mayor o menor acierto.

Para que el "Coaching" consiga buenos resultados tiene que desarrollarse como un proceso artesanal y no en serie, es decir no hay dos "Coachee" iguales, sencillamente porque no hay dos personas iguales, de ahí la necesidad de dedicación, la necesidad de rigor y la necesidad de cercanía y presencia, porque como dicen los ingleses "el diablo está en los detalles" y sin todo lo anterior y sin la sensibilidad necesaria, los matices y los detalles se pierden y en ello una buena parte de la eficacia de este proceso.

Uno de los problemas de los que nos vamos a encontrar es; el "intrusismo", entre otras cosas porque no se exige para ello, ni falta que hace, un título específico que certifique a los buenos "coachs", ni una acreditación expedida por ningún organismo, lo que no sé si sería peor todavía.

Encontramos personas de más o menos éxito que ponen a disposición sus experiencias y sabiduría de personas y empresas, que creo que está muy bien, pero se deja de lado muchos aspectos del proceso de Coaching que son fundamentales a la hora de tener éxito.

Hay que tener en cuenta que no todos los "coachs" que en el mundo son o dicen que lo son, son iguales. Como en todas las profesiones, los hay buenos, los hay regulares y los hay malos, incluso muy malos. Diría más, los buenos pueden no serlo tanto en algunas circunstancias concretas, ahora bien los malos y muy malos lo son siempre y en cualquier circunstancia. También charlatanes que intentan ayudar a las personas contándoles sus experiencias, pero esas han valido para él y como hemos descrito antes, no hay dos personas iguales y lo que vale para uno, para otro no funciona.

Un buen Coach a base de escuchar y preguntar va ayudando a la persona a que encuentre su propio camino, para que ésta se centre en sus fortalezas y sobre las oportunidades de mejora que todos tenemos.

Un MITO MUY COMÚN, es que el coaching es para personas o empresarios con problemas, muy al contrario los resultados suelen ser más espectaculares con los buenos directivos o personas con mucha valía, porque los optimizan.

Entonces, ¿cómo elegir al buen "coach"?

Es importante que nos muestre su certificado con el número de profesional y seguro de responsabilidad civil, de esta manera nos aseguraremos de que por lo menos conoce en qué consiste el proceso de coaching y sus distintas etapas.


También tendremos en cuenta si está inscrito en alguna asociación, ya que debe de haber obtenido una titulación para pertenecer a dicha asociación. En ella encontraremos el perfil del Coach y cuál es su especialidad. De esta manera veremos si se ajusta a lo que necesitamos.


(como el de este enlace)

Luego bajo mi opinión existen una serie de características que todo buen "coach" debe tener, pero es cosa mía:

  1. Transmitir confianza.
  2. Ser un facilitador del desarrollo.
  3. Actuar con generosidad.
  4. Ganarse a las personas, que las personas disfruten con el proceso.
  5. Que sea creativo.
  6. Tener una buena dosis de empatía.
  7. Ser un catalizador centrado en las soluciones.
  8. Saber escuchar activamente.
  9. Y sobre todo; para ser Coach no hace falta uniforme, ni corbatas, va en función de la personalidad de cada uno, un coach tiene que mostrar su personalidad tal y como es, ya que va a ser tu mejor amigo y la pèrsona que te va ayudar, no es un médico con bata blanca. 

A veces parece como si el hacer "Coaching" importará más la cantidad y por el presupuesto a invertir, que por la calidad y los resultados a obtener.

En el "Coaching", como en todo, la calidad tiene un coste, pero como en toda inversión, y el "Coaching" como todo proceso de desarrollo lo es, lo más importante son los resultados que se consigan que son los que justificarán, o no, la rentabilidad de la misma.

Por cierto según estudios recientes, la rentabilidad de un proceso de "Coaching" puede ser de hasta el 1000 % del tiempo y dinero invertidos. Y según una evaluación hecha en varias empresas de U.S.A. que desarrollaron programas de "Coaching", para directivos con alto potencial, como mínimo, las capacidades de estos aumentaron hasta en un 25 %.

Elegir un buen "coach" me parece decisivo para obtener los mejores resultados del proceso y, en consecuencia, obtener la más alta rentabilidad a nivel personal y laboral.

Pero lo más importante es nos garantiza en un 200% que vamos a ser más felices.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Coaching de Orientación


¿En qué se gasta el dinero la gente pobre?



Yo siempre he ido en vaqueros, pero cuando me sentaba en un restaurante el maître sabía que yo era el jefe y siempre se han dirigido a mí como Don Juanjo. Recuerdo un día que fui a comer con un amigo que me arreglaba los coches, este amigo siempre va de punta en blanco, vestido con ropa de Armani y los mejores relojes y zapatos, al cabo de los días el chef me comentó; “Ese que venía el otro día contigo es el mecánico del que me has hablado en alguna ocasión”, la actitud, la manera de moverte es lo que hablan de ti, no los adornos como un árbol de navidad.
Aquí os dejo algunas diferencias en cuanto a los ricos y pobres, “ojo respecto al dinero”, porque ser rico es otra cosa, es tener muchos amigos, trabajar en lo que te gusta y sobre todo, sobre todo, tener mucho tiempo, el tiempo nos hace ricos. La mona aunque se vista de seda mona se queda y un tipo con un mono de trabajo, un maître o un chef sabe perfectamente que es el jefe, aunque vaya a…

Juan josé Valero Durán